Relatos eróticos sábado

Sábado, sabadete… en versión madura. Relatos eróticos 33

Sábado, al que ya algún marchoso de “La Vie en Rouge” se encargó de marcar en el calendario como el día de la semana idóneo para estrenar y follar; aceptado para rasgar unas medias nuevas y para perder la virginidad en el primer bar, el norte en el segundo y el decoro en el tercero, para llevarse el arrepentimiento a rastras y soportarlo junto con la resaca del domingo.
Pero esa época de la adolescencia cruda y dura había quedado rezagada y superada, y con ella la necesidad de escoger pantis o medias ¿Para qué? Más práctico resultaba salir ligera de equipaje propiciando un cunnilingus del dedo gordo del pie bajo la mesa o una disimulada masturbación en la cola del cine… ¡Cómo habían cambiado los tiempos!