Erótica del sexo en línea

Línea erótica

Sentir sin tocar, gozar sin ver, tan solo con el poder de la palabra, de la voz, de la imaginación y quizás, la complicidad de un espejo. Tras la intimidad del teléfono todo es posible: pronunciar aquellas expresiones que tanto apuro nos dan en la realidad; sucumbir a aquellas palabras soeces tan detestables pero que desde el otro lado y en el anonimato adoptan un deje morboso y hasta apetecible…