Jaula erótica

Erotismo entre rejas. Último relato erótico 2016

Como sacudido por un resorte, uno de los presentes se adelantó hacia ella con las manos en la cintura, ofreciéndole un falso busto erguido, la cabeza alta y la mirada sincera delatándole lo que era y lo que no deseaba ser, lo que anhelaba pero no podía manifestar más que en aquel reducido hogar. Un fluido cargado de extraordinaria sensualidad comenzó a brotar a chorros de los cuerpos presentes mientras los pies taconeaban siguiéndole los pasos, arrastrados por un galope sin límites donde la sensualidad, la pasión, la vida, la muerte, el odio y el amor se confundían en una metamorfosis.

Orgasmo diurno

Tras el orgasmo diurno. Erótica 2016

-Haz el favor de relajarte, Nerea. Estás demasiado tensa, demasiado preocupada por darme placer y por satisfacerme, pensando que solo así me vas a retener y que por ese motivo, mañana te voy a seguir necesitando. Olvídate de que pasará después, es el ahora el que importa, el único que te puede dar felicidad. O…

Relatos eróticos sábado

Sábado, sabadete… en versión madura. Relatos eróticos 33

Sábado, al que ya algún marchoso de “La Vie en Rouge” se encargó de marcar en el calendario como el día de la semana idóneo para estrenar y follar; aceptado para rasgar unas medias nuevas y para perder la virginidad en el primer bar, el norte en el segundo y el decoro en el tercero, para llevarse el arrepentimiento a rastras y soportarlo junto con la resaca del domingo.
Pero esa época de la adolescencia cruda y dura había quedado rezagada y superada, y con ella la necesidad de escoger pantis o medias ¿Para qué? Más práctico resultaba salir ligera de equipaje propiciando un cunnilingus del dedo gordo del pie bajo la mesa o una disimulada masturbación en la cola del cine… ¡Cómo habían cambiado los tiempos!