Las bolas chinas juegan en Jaque mate al orgasmo nocturno

Jaque mate al orgasmo nocturno. Capítulos VI, VII y IX

Jaque mate al orgasmo nocturno bolas chinas Dice la leyenda que las bolas chinas o bolas Ben Wa fueron creadas para satisfacer las necesidades sexuales de uno de los emperadores chinos a quien le interesaba que sus concubinas tuvieran la vagina lubricada antes de mantener relaciones sexuales con él. De esta forma, podía saltarse los “engorrosos” preliminares y no perder tiempo con las mujeres consiguiendo su ansiada erección y posterior eyaculación cómodamente.  El éxito de aquellas bolas llegó a las geishas de la época quienes no tardaron en seguir el ejemplo y de aquí su tercer nombre: bolas geishas.

Pero de eso hace muchos años y la historia no siempre es fidedigna. Las costumbres cambian y las necesidades también. El tiempo apremia, las relaciones se rompen y cuando menos te lo esperas, el deseo aflora. Y estas bolas de colores, texturas, pesos y volúmenes variopintos son capaces de crear una estimulación sutil que, a pesar de que en ningún caso pretende llevar al usuario al orgasmo inmediato, tienen la virtud de juguetear con tu sexo y darte alegrías. Su movimiento provoca que golpeen entre ellas realizando una especie de efecto vibratorio, el cosquilleo da paso a sensaciones placenteras, la imaginación se desborda y las ansias amenazan con querer más. De aquí que en Jaque mate al orgasmo nocturno se haga referencia a ellas como las “divinas”.

Tanto da de sí este atrevido juguete que se ha convertido en protagonista de tres capítulos donde aparece bajo situaciones íntimas y públicas, individuales y colectivas, todas ellas con un punto picante y por descontado, seductor.

¿Quieres probar? Pues escoge la talla y el peso de estas “descaradas redondeces” que más te convenga,  la hora del día en la que mande tu libido y la actividad que mejor te haga gozar: sentados, echados, caminando o compartiéndolas con alguien más… Y por cierto,  aunque en la novela solo se hable del uso femenino, la estimulación anal se adivina…  

¿Quieres intuir con lo que te puedes encontrar al probar las bolas chinas? Pues lee el fragmento que sigue. Está extraído del capítulo VI y lo escogí para leer en el restaurante la Bocana dando pie a la posterior muestra del simpático juguete de la mano de la tienda de erótica Pebra Dolça. Una cena que deberemos repetir…

 

Jaque-mate-al-orgasmo-nocturno-juguetes-eroticos-1Fragmento Jaque mate al orgasmo nocturno. Capítulo VI

Desnúdate. Empieza por quitarte la blusa y el sujetador. Sí, así, mueve el espejo para que pueda observarte bien. Fíjate qué pechos más sensuales. Tócalos. Los dos, firmemente. ¿Sientes cómo se están excitando? No dejes de mirarme… Ahora, bájate los pantalones y quítate las braguitas. Despacio, no hay prisa.

¡Qué pubis más adorable y apetitoso! Échate en la cama y deja que te contemple el monte de Venus. Perfecto, eres una mujer espléndida.

Ahora, coge la primera bola y lubrícala. El gel es muy agradable. Sé generosa. Con el dedo unta y fricciónate la vulva. Ya sé que estás mojada de sobra, pero úntate el hambriento orificio y mastúrbate. Imagínate que la primera geisha es mi pene. Introdúcetela y deja que resbale hacia adentro. ¡Mírame, yo te ayudo! ¡Qué gusto!, ¿verdad? ¡Ya es tuya!

Sí, ya puedes gemir todo lo que quieras. No te reprimas y ábrete. Así, y ahora, mece la pelvis como lo harías si yo estuviera haciéndote el amor. Con ritmo: aprieta y suelta, aprieta y suelta. ¡Qué bien lo haces! ¡Eres un encanto! Ahora, mueve la geisha con el cordón, como si quisieras sacarla de nuevo, pero solo la puntita. ¡Siii, así!

Sin embargo, quieres más, lo sé. Estás tan excitada y tienes el coño tan ávido de placer que la segunda bola se la va a tragar. Pero antes, juega un poco más con ella. Coge el cordón y muévela mientras la empujas. Tira del cordón como si fuera mi falo. Haz que entre y salga. ¡Siéntelo, vívelo, menéalo, vuélvete loca con él! ¡Soy todo tuyo! Mírame, excítate, sigue, no pares. ¡Mastúrbame! Así, no te detengas, aumenta el ritmo, voy a correrme. Únete a mí, sígueme. ¡Vamos! ¡Más, más, más! ¡Ooohhh, sí! Ya no puedo aguantar. Me voy, me voy. Vente conmigo…PROMO-BOCANA-joguines

3 comentarios de “Las bolas chinas juegan en Jaque mate al orgasmo nocturno

  1. Carme,
    jugar forma parte de la vida, a menudo la vida juega con nosotros, y el sexo es como un juego. Cualquier juguete que nos sea placentero, bienvenido sea.

    Petons

    • Cierto, Feri, al igual que hay muchos tipos de juegos, de partidas y de jugadores.
      Algunos pueden resultar macabros por el dolor que provocan y la falta de placer.
      Otros, pueden llevarnos al éxtasis sin ni siquiera haber participado, solo por el mero hecho de haberlos imaginado.
      Unos pocos nos seducen hasta convertirse en obsesión y en algunos casos,… en adicción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.