El erotismo vive a mi lado. Relatos eróticos 19

Relatos eróticos 19

Relatos eróticos erotismo a mi ladoLo observo mientras prepara la cena y recuerdo aquel deseo de seguridad y de protección del que tanto me enamoré y no logro entender por qué ahora, después de tantos años de convivencia, surge en mí una necesidad igualmente fuerte de aventura y de novedad que me arrastra con urgencia a lo desconocido, a lo inesperado, a lo prohibido…Y me pregunto: “¿cómo puedo ganar la batalla a esta contradicción de sentimientos sin asolar lo que juntos hemos construido, sin robar los buenos momentos, sin caer en la tentación de dejarme atrapar por las garras de este dragón que ronda mi hogar y que se considera con licencia para entrar y mi sexo acechar? ¿Qué puedo hacer para evitar su aliento maloliente que desde la distancia envenena el aire que respiro y enrarece mi libido? ¿Cómo escapar del desasosiego que sufre esta oveja descarriada antes de que sucumba su feminidad atormentada? ¿Acaso la única forma de acallar a la bestia sea darle lo que pide y caer como su presa? Pero, si es así, ¿cómo hacerlo sin sentir remordimiento y sin levantar sospecha? ¿Quizás serviría buscar un monstruo diferente cada día para así evitar la obsesión y no caer en la tentación?” ¡Qué dilema el que atormenta a la que un día fue princesa y hoy solo se siente diablesa! Mas ya no hay marcha atrás y llega el día temido. Cuerpo a cuerpo, ella se deja llevar por el desafío sin contar con la aparición de su valeroso caballero quien, sin miedo ni maldad, está convencido de no querer perder lo que ama de verdad. La batalla es cruenta y es tras la victoria cuando ella se da cuenta: “El misterio no reside en viajar y de nuevos lugares gozar sino en observar el ya conocido y darle un nuevo sentido”. Es curioso, que en esta paradoja entre el amor y el deseo desconcierta que la protección y la preocupación, que un día fueron la base de nuestra unión, se acaben convirtiendo en las mismas que ahora nos sofocan la pasión y nos eclipsan la imaginación. Y en esta desazón, una se pregunta:“¿Qué hay tan bueno allá fuera que nosotros no podamos sembrar y en breve cosechar? Lencería atrevida, juguetes sexuales, literatura erótica, ¿quizás? Nunca lo hemos probado, ¿qué perdemos pues en intentarlo?” Al principio se me hace raro, pues el conjunto es muy atrevido y veo como enardece su libido: “No te equivoques, querido, no quiero más sexo, sino más sentido”. No tardo en ser testigo de su confusión y le propongo otra opción: “¿Qué te parece si reconquistamos las travesuras olvidadas, combatimos los tabúes sexuales heredados y recuperamos la chispa con la que un día despegamos?” Ahora, pasado un tiempo, me refiero a esta imprudente andanza al igual que hizo el ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha: “En un momento de mi vida, de cuyo origen prefiero olvidarme, no ha mucho tiempo que un dragón cautivó mi seno, de los de fuego en boca, tentación en garras y ansias de querer lo ajeno”. “¡Qué descubrimiento tan inesperado ver que el erotismo vive justo a mi lado!”, pienso observándolo desde el otro lado de la mesa. Él alza la vista como si me hubiera escuchado y yo me ruborizo y me delato, cortándome con la hoja de la novela que compartimos y que en la intimidad revivimos. Y allí donde una diminuta gota de sangre cae de mi dedo, cada veintitres de abril aparece una rosa roja, la más aterciopelada y olorosa que una mujer pueda desear y de su amado caballero tomar.

Feliz Diada de Sant Jordi 2014

Relato inspirado en: “Inteligencia erótica”, de Esther Perel

12 comentarios de “El erotismo vive a mi lado. Relatos eróticos 19

    • Es un lujo para mí tenerte en este rincón, Andrés, y viniendo de mi principal mentor, tu comentario huele y tiene la misma textura que una rosa roja aterciopelada y olorosa… Abrazo de tu discípula y seguidora

  1. Hola, Carme.
    Gran poesía encierra el texto.
    Mucha sensibilidad nada sensiblera.
    Desconozco el texto sobre el que dices inspirarte, pero estoy seguro de que le hace justicia.
    Buen trabajo, Carme y final redondo.
    Saludos.

  2. ¡Qué alegría tenerte en este rincón de cierta intimidad, Víctor!
    Más que un texto me he inspirado en el estudio de una psicóloga que estudia la “Inteligencia erótica” y te aseguro que su viaje no tiene desperdicio.
    Sabes que lo mío es la prosa pero después de recibir varios comentarios sobre lo bueno de la poesía consideré que debía afrontar el reto.
    Lo cierto es que me he sentido “rara” buscando rimas y entrelazando sentimientos pero por lo que Andrés y tú me comentáis, quizás debería cambiar mi rumbo…Abrazo, Víctor y gracias por estar aquí

  3. Magnífico, no hay otra palabra mejor para describir el texto que acabo de leer.
    Me encanta eso de recuperar travesuras sexuales olvidadas, te puedo asegurar que funciona de forma magnífica.
    Un beso

    • Querida amiga, no te esperaba por esta vía y la sorpresa ha sido más que sentida.
      Qué diferente parece la madurez de la adolescencia que compartimos como amigas, ¿verdad? Pero si te das cuenta, casi todo se puede recuperar y me alegra que las travesuras sigan contigo, pues es parte de tu encanto…
      Petó de Diada, Rosa

  4. Con retraso más que evidente, entro en tu página y me sorprendo una vez más con un relato excepcional, probablemente de lo mejor que te he leído. Será el Sant Jordi o el efecto de la aterciopelada rosa roja entre tus dedos, que el deseo y la erótica llevan en mi mente tu nombre desde hace tiempo y hoy más que nunca.

    Mis cercanos y encendidos besos… en Ti.

    • Querido Petrus, cierto que la diada de Sant Jordi es muy especial pero me da la sensación de soy yo la que estoy cambiando. Me alegro de que te haya llegado tan profudamente. Abrazo

    • Todos podemos ser el protagonista de este relato, hombres y mujeres, Feri, tan solo es cuestión de adaptarlo a nuestra vida personal.

  5. Tras oír las palabras que recojo en vuestros comentarios estoy pensando en que quizás debería pensar en un cambio de rumbo literario. Lo que no sé es si también afectará a mi estatus personal. De momento voy a retirarme un tiempo para reflexionar…Abrazo a todos y gracias por vuestro apoyo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.