Todos los hombres de su piel. Relatos eróticos 16

Relatos eróticos 16

Relatos eróticos piel hombresEn mi cama nadie es como yo, como yo me amo nadie me amará.

Así se define Isabel, una mujer que es capaz de transmitir en quince palabras sus micrísimos by Delagranja, como ella denomina a la mircroliteratura que escribe por encargo.

“No me considero una escritora erótica, a lo sumo sensual y moderadamente sentimental. El erotismo me fascinaba de joven cuando, en las tinieblas de la inexperiencia, era más proclive a la torridez sexual por escrito.

Aun así, he de reconocer que me gustaba seducir. No con un escote (buenas tetas no tengo), ni con una minifalda (buenas piernas sí tengo) sino con la palabra, obra e intención, sembrando un eral de morbo y deseo contenido. Una vez conquistado, llegar a la cama era lo de menos y sólo ocasionalmente merecía la pena rematar con un buen polvo. Sin embargo, de esas historias incendiarias se dan pocas o ninguna. Es más fácil escribirlas que vivirlas… Que se lo digan sino a la autora de las 50 sombras de Grey. 

Delagranja

Pero, a pesar de su cínica relación con el erotismo, a Isabel le he podido arrancar algo sabroso para compartir…

 

Relatos eróticos hombres pielTODOS LOS HOMBRES DE SU PIEL

Ellos la desean; ella, a veces a ellos.

Necesitan tocarla, saber que es real,

percibir su perfume, sus ariscas caricias,

su pecho rebelde, sus evasivas caderas,

sus nalgas al acecho, su mirada pantanosa,

su respiración colmada de promesas, su coito volcánico.

Su deseo.

 

Pero ella no desea.

Observa detrás de cada caricia

el vaho babeante de la alimaña en celo.

Observa el miembro erecto

que la obliga a una lucha desigual con ella inerme.

Observa al varón enfurecido, despechado,

humillado, abocado a la insatisfacción del ostracismo de su pubis.

Lo observa y advierte su sorpresa ante el rechazo,

su adiós definitivo.

 

Y su cuerpo, entonces, se ríe.

Se ríe de su egoísmo virginal,

de su pueril lascivia, de sus huidas y sus victorias,

de su impenetrabilidad.

Se ríe de ella, se ríe de sus hombres.

 

 

Relato:  “Todos los hombres de su piel” de Isabel de la Granja      Ilustración: “Noches en blanco” de Emilio Amella

twitter.com/delagranja                                                                http://www.emilioamella.blogspot.com.es/                    http://about.me/delagranja                                                          https://www.youtube.com/watch?v=IFjWdVcGrsc        http://www.linkedin.com/in/isabeliglesias

                                                                                                                                                                                                                                                                                         

39 comentarios de “Todos los hombres de su piel. Relatos eróticos 16

  1. Qué chulo ha quedado y qué encantada me has dejado!!! Mil gracias por incluirme en tu blog calentito que a veces quema. No sé si estoy a la altura en grados centígrados pero espero que esta entradita no deje a nadie frío.
    Abrazos templaditos desde Montevideo
    Gracias, hermosura por tu generosidad y dedicación.

    • Dudo que tus palabras, Isabel, dejen a nadie frío, sea hombre o mujer, cada uno por un motivo. Ese despecho, esa humillación casi siempre sufrida por la mujer, tú le has dado la vuelta a la tortilla. Y tras de tí, lo mismo he hecho yo con la ilustración que a pesar de ser horizontal la original, me dió la tentación de ponerla en vertical.
      Gracias a tí por compartir, Isabel en este espacio en el que los sentimientos brotan en libertad.

  2. El placer de tantalizar, Isabel, ha quedado muy bien plasmado en tu texto. Saberse deseada sin desear, soliviantar el instinto del hombre a sabiendas de que no se le permitirá realizar sus urgencias… ¿dulce venganza? ¿juego de satisfacción diferida?

    • “Tantalizar”: qué palabra más voraz, Gloria, para describir lo que una siente al leer “Todos los hombres de su piel” ¿Tormento para unos, satisfacción para otras…? ¿Tanta tortura conlleva el sexo? ¿No debería ser placer? Abrazo

    • Dulceee venganzaaa. Sí, Gloria. Por ahí van los tiros tiritando. La satisfacción de devolver con un buen golpe de letras el juego sucio a los que no saben amar a corazón abierto y seducir con una buena lengua sin pasar por el cunnilingus.
      Gracias por la aportación

      • No deja de sorprenderme como algo tan placentero y deseable como debería ser el sexo, demasiado a menudo a las mujeres se nos vuelve en contra ¿Qué hacemos mal? ¿Es siempre el acompañante el culpable? Y una intriga añadida: ¿solo las mujeres padecemos esta necesidad de venganza? Abrazo de miércoles

  3. Felicidades Isabel, relato lleno de fuerza, de fría venganza a pesar de ser un momento caliente. Pienso que tus razones a menudo deben estar bien fundamentadas por la actuaciones a veces mezquina de demasiados hombres.
    La misma fuerza que tus microrelatos.
    Un abrazo cálido.

  4. Hola Carme.
    Me gusta mucho como se describe Isabel, pues me veo muy reflejada y al igual que ella, me gusta seducir y sentirme deseada, el llegar a la cama es lo de menos y opcional.
    Felicidades Isabel, por un micro relato excelente.
    Jo no creo que el sexo se nos vuelva en contra, ja que siempre he pensado que somos las mujeres las que decidimos lo que queremos, cuando y como, el problema es que para ellos es solo “sexo” y nosotras tenemos la mala costumbre de poner sentimientos, y aquí es cuando se vuelve contra nosotras.
    Siempre he pensado que no compartirmos el sexo de la misma forma.
    Un abrazo bella dama.

    • Creo, querida Ester, que a todas nos gusta seducir y sentirnos deseadas, la diferencia está en cómo lo hacemos y si conseguimos lo que deseamos y me da la sensación de que no es así. Pero me queda la duda de si la edad y la experiencia influyen en esa decepción de la que habla Isabel. Quizás…, no, estoy segura de que con la edad evolucionamos y nos hacemos más exigentes pero, ¿y ellos? Abrazo

  5. Creo que hay dos tipos de sexo: el derivado de una necesidad fisiológica o locura transitoria al que las mujeres casi siempre decimos que no nos gusta, alias “follar o fornicar” en el que disfrutamos como locas pero después nos queda un regustillo…y el sexo por amor o por deseo de ser compartido. En este sí que la fastidiamos si antes no tenemos muy claro a qué atenernos. Pero si tal como dices, Ester, “somos nosotras las que decidimos”, ¿por qué no nos negamos? Creo que la cosa no es tan simple ni tan taxativa. Hay algo que se nos escapa…

    • Hola Carme.
      Es evidente que la edad tiene mucho que ver con la decepción en una experiencia, no es lo mismo entregarse con dieciocho años, que con cincuenta, donde el corazón, seguramente dañado, es mas frío, calculador y muy exigente.
      Los hombres, (y perdona mi vocabulario) primero follan, después si funciona y les gusta se pueden enamorar, las mujeres, primero se enamoran y después follan, si funciona, perfecto, pero sino, es cuando viene la frustración y la humillación por haber entregado tu cuerpo, ellos tiene el sexo en la cabeza, nosotras tenemos el sexo en el corazón,
      Es una opinión personal, en ello quiero decir, que no todo es blanco ni negro y estoy segura que hay muchos matices que desconozco, seguramente hay mucho hombres que piensan con el corazón y mujeres que se entregaran a un@ desconocid@, quitándose el sabor agridulce con una ducha y un adiós.
      Un abrazo mi bella dama.

      • Sabes, querida Ester, nunca dejas de sorprenderme. Tus comentarios tienen una fuerza tan vital que da la sensación de que esos sentimientos que manifiestas los hayas llevado durante mucho tiempo contigo encerrados y ahora tienes la oportunidad de compartirlos y con ello aligerar una carga árdua que te ha mantenido inerte como mujer de la que se espera que gozase y disfrutase con el sexo masculino a lo largo de toda su vida.
        Cuando leo algún debate en el que se pregunta: Y tú, ¿por qué escribes? Pues tú eres una buen ejemplo de respuesta: “porque necesito expresar mis sentimientos”
        Abrazo, querida Ester. Es bueno compartir y me gusta tenerte en este espacio

  6. Siendo como es el sexo un placer en sí mismo, tendemos -incluso cuando nuestra satisfacción llega en la soledad del cuerpo que no de la mente- a pensar demasiadas veces que éste se limita a un simple intercambio o liberación de fluidos. Alguien me dijo y más que eso, me enseñó un día, a experimentar en la mirada del otro, a explotar en el más intenso de los orgasmos sin siquiera experimentar contacto físico, sin ni siquiera dejar que mi sexo se vaciara, simplemente experimentando y buscando en el deseo y por añadidura en el placer de mi pareja el mío propio.

    El orgasmo de mentes en intercambio buscado y deseado, mi querida Carme, ¿o acaso tú no has experimentado el inmenso placer y deseo que reconozco yo tantas veces he sentido con una palabra, un escrito, un simple y tantas veces complejo “te siento” en un deseo lanzado al aire?

    Mis besos y mi agradecimiento por tu reflexión.

    Estoy y volveré.

    • Petrus, no puedo hablar de orgasmo de mentes, aunque sí reconozco el inmenso placer y deseo que puede provocar leer o escribir. Supongo que este es uno de los motivos por los que he caído en esta trampa dulzona y agradable que es la literatura erótica.
      Por desgracia, mi forma de ser hiperactiva me dificulta poder vaciar mi mente para llenarla tan solo de sensaciones y concentrarme en algo sin tacto, aunque la idea es tentadora…
      Abrazo, Petrus

  7. No puedo dejar de aplaudir tu decisión de girar la imagen. Esa postura, el gesto y la intensidad del rostro ya lo dice todo.

  8. Mezquindades para vosotras Carme, pues el hombre tiene mayor facilidad para disfrutar de un sexo basicamente físico, y a menudo para la mujer eso es insuficiente, y se puede llegar a sentir utilizada. Para evitar que eso pase de nuevo Isabel se rie de sus hombres, se protege.
    Os deseo una Cálida noche

  9. Es curioso como un poema tan corto genera tanta desazón femenina y además los hombres estáis de acuerdo y me doy la licencia de adjuntar un enlace a un bibliotrailer que quizás nos pueda ayudar a ambos sexos.

    http://youtu.be/vtROU2cETlo

    Abrazo de jueves tarde

    • Os voy a revelar un secreto: sin tocarse se puede hacer el amor y aguantar 30 minutos con una penetración sin que ninguno de los dos se mueva es sexo tántrico del bueno. Los sentidos de cintura para abajo se adormecen y empieza a copular la mente… Eso me han dicho, no lo he probado… aún.

      • Eso del sexo tántrico ya lo llevo en mente hace tiempo pero no encuentro o no quiero encontrar el momento. No me preguntes, es algo íntimo y personal y supongo que tampoco estoy muy motivada…

        • Hola Carme.
          Sexo tántrico !!!! Estamos atrapados en un concepto de éxtasis ligado al orgasmo y, sobre todo, a la eyaculación. Los tántrikas (practicantes de tantra) piensan que la eyaculación es una pérdida de energía y que con eyacular una vez al mes, el cuerpo, fisiológicamente, tiene bastante. En el Tantra, la mujer no es un simple “recipiente sexual” sino una diosa que da y recibe energía.
          Si has practicado yoga o algún tipo de relajación oriental, dicen que es más fácil.
          Yo lo tengo muy complicado, mi cabeza es, al igual que la tuya, hiperactiva, nunca descansa, practicando yoga a estado imposible hacerla descansar, trabaja incluso cuando duermo.
          No lo he probado nunca, pero sexo tántrico, actualmente, ni me lo planteo.
          Un abrazo de viernes bella dama, calido y sensual.

          • Qué bien suena, querida Ester, que el Tantra considere a la mujer una Diosa que da y recibe energía…Soy capaz de probarlo solo por sentirme Diosa por unos instantes. Abrazo de fin de semana

  10. Isabel y Carme, creo que se me haría complicado no moverne penetrando mi partenaire. Debería ser muy convincente, pero …….. porque no probarlo?

    Buenas noches queridas

  11. Merci chérie.
    Si je la trouve, je vous le raconterai, Carme.
    Vous avez choisi une belle chanson pour écouter ,danser et séduire.
    À bientôt.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.