Temblor femenino

Temblor en versión masculina

Desnudos sobre el lecho comenzaron a descubrirse de nuevo, acariciando cada centímetro de piel y alma expuestas al otro. El temblor permanecía mientras libres las manos recorrían suavemente sus perfiles. Ella usó las suyas para dibujar el deseo sobre su sexo, rostro, cuello y pecho, húmedos los labios fue ofreciéndole uno a uno todos los besos que se habían perdido; su hermoso cuerpo pegado al suyo, delicada y lentamente le preparó de nuevo mientras le escuchaba.